11 febrero 2009

Chau Monono

El cargo le duró lo que un pedo en la mano. Así como lo eligieron, Monono fue rápidamente despedido de su cargo como Jefe de Leche. En la última reunión de gabinete, los cinco miembros presentes (incluido el presidente) la decisión se sometió al voto popular, respetando la sugerencia del mandamás del Pez de hacer valer la tradición democrática de la institución. De esta manera, el sufragio sobre la continuidad de Monono Gu arrojó seis votos negativos (el presidente interpretó el ladrido de un perro callejero como otro "no"). De esta manera, el pobre infelí otra vez fue echado como un perro.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Es una injusticia....

monono dijo...

El no sabe de los días de lluvia sin tortas fritas, de las noches calurosas si un mísero espiral (femenino), o de esas mañanas de mierda cuando tu manito gira para limpiar el culito y no hay stock del importante papel... Hoy estoy triste, mi alma se ha convertido en un espeso llogurt de oferta marca Carlitos. Es una decisión tomada entre birras y gorjeos (más bien burbujas de pescaditos) en un distendido ambiente social. Es fácil tener un ida y vuelta de ideas como un Yo-Yo, cuando el acusado no está presente. Creo que he desempeñado la función de Jefe de Leche, lo más esterilizado posible que he podido. Y EL (turquesa) no ha reparado en el daño nutritivo que le ha causado a los integrantes del Club, ya que su alimentación no tendrá un horario establecido para beber las meriendas con las nefastas consecuencias para sus débiles cerebros. Por lo tanto, ex-hijo, una nueva votación estando el destituído presente, con la debida argumentación del por qué de tan dolorosa determinación.